Jacques Derrida

¿Quién perdona o quien pide perdón? ¿A quién, en qué momento?. ¿Quién tiene el derecho o el poder para hacerlo? ¿Quién adquiere la soberanía para perdonar a alguien o para perdonar algo a alguien? Los interrogantes que acechan Li problemática del perdón multiplican su magnitud al enfrentarse al acontecimiento de lo imperdonable. Otra vez más, la posibilidad de lo imposible y la imposibilidad de lo éticamente urgente y necesario vuelven a reunirse en la escritura de Jacques Derada para abordar una experiencia inequívocamente humana. Acaso interrogarse acerca del perdón no sea más que intentar desentrañar el senado de una extraña palabra que hace lo que dice y que se esfuerza, como tantas veces, en decir lo indecible. Si toda escritura ha de suponer una suerte de perjurio, este texto no será una excepción.