Thomas Scanlon

Parece moralmente incorrecto atacar un objetivo militar con el fin de ocasionar la muerte de un número determinado de civiles. Sin embargo, no parece moralmente incorrecto atacar el mismo objetivo militar con el fin de cortar un importante suministro enemigo que podría acercar el fin de la guerra. Y no nos parece incorrecto aunque ese ataque tenga como efecto seguro la muerte del mismo número de civiles que en el caso anterior. Intuitivamente, lo que parece explicar la divergencia de nuestros juicios morales en relación con ambos casos tiene que ver con las intenciones de quien lleva a cabo los ataques. En el primer escenario se perseguiría de modo activo la muerte de un número determinado de civiles. En el segundo escenario, en cambio, la muerte de civiles inocentes es un efecto colateral ligado a un curso de acción que en si mismo no parece moralmente objetable. En Las dimensiones morales, el renombrado filósofo moral Thomas Scanlon se opone a esta extendida intuición. Según Scanlon, aunque las intenciones de un agente resultan esenciales para determinar el significado moral de su acciones, esas intenciones no resultan en absoluto relevantes para evaluar la permisibilidad moral de esas acciones. Apelando a nuestro sentido común y argumentando a partir de un profundo respeto por la complejidad de nuestras interacciones, Scanlon analiza la relevancia moral de nuestras intenciones y propósitos al actuar y el significado que le otorgamos a esas intenciones y propósitos en nuestras relaciones de amistad o en el ejercicio de nuestros roles profesionales. Las dimensiones morales ofrece, en suma, lo rnás parecido a una teoría sobre el significado moral de nuestras acciones.

Traducción e introducción de Antonio Gaitán Torres.